La pera es una fruta procedente de las zonas templadas y costeras de Europa, Norte de África y Asia. Se consume desde la prehistoria, y se cultiva desde hace al menos 4000 años. Hay alrededor de 30 especies de pera, creadas y seleccionadas a partir de las variedades silvestre de Europa y Asia.

Uno de los beneficios de la pera es que es una forma agradable de hidratarse, ya que se compone del 85% de agua, por lo que ayuda a cumplir con el volumen diario necesario para una correcta hidratación de nuestro organismo, además de que se considera que una pera de tamaño medio contiene el 10% de la aportación recomendada en vitamina C, un elemento muy importante para nuestro sistema inmunológico y para la prevención de las enfermedades cardiovasculares.

La pera es una fruta que aporta fibras, concretamente alrededor de 3 gramos de fibra por cada 100 gramos de pera y aunque no es mucho, aun así una pieza mediana de fruta aporta el 10% del consumo diario recomendado de fibras.

La pera contiene varios antioxidantes, principalmente en la piel, pero también en una menor proporción en la carne de la fruta. Esos compuestos orgánicos han demostrado tener un efecto en la prevención de algunos cánceres y también en la prevención de las enfermedades cardiovasculares.

Y aunque sus beneficios son bastantes, sabemos que todo en exceso es malo, por esto debemos mencionar algunas de sus desventajas para la salud y en este caso son tres:

  • La pera contiene sorbitol, un compuesto que puede provocar molestias digestivas a ciertas personas, especialmente aquellas con el síndrome del colon irritable.
  • Como otras muchas frutas, la pera también contiene fructosa, un elemento que también provoca molestias digestivas, especialmente cuando se ingiere en grandes cantidades.
  • El último inconveniente de la pera es que, por lo general, es una fruta que se conservapeor que las otras, y que es bastante más frágil. Quizás por ese motivo no sea un éxito comercial tan grande como otras especies.

Recuerda que para preservar las propiedades de la pera es necesario conservarlas con cuidado, en bolsas de plástico y colocarlas preferiblemente en lugar fresco, seco y protegidas de la luz, así la pera aguantará unos 4 días si se compró en su punto.